Test de Turing? alguien podría superarlo

http://www.neoteo.com/tabid/54/ID/5530/Default.aspx

Existe un software en desarrollo, que requerirá la potencia del famoso Blue Gene de IBM, y que podría superar la prueba del test de Turing. Una Inteligencia Artificial con una base de conocimiento ingente, recuerdos de una época escolar, estados de ánimo, capaz de identificar los estados mentales de aquellos con quienes interactúa además de los suyos propios. En definitiva, una IA avanzada capaz de engañar a cualquier interlocutor, que sería incapaz de distinguir a la máquina de un ser humano real.

Se presentaría en forma de avatar con el que otros avatares (manejados por humanos) interaccionarían. Aunque tiene trampa: Puedes identificar a la IA porque… ¡sabe de todo, y sin errores!

Anuncios

Y vivirán largos años…(II)

En abril escribía sobre la posibilidad real que plantea el mundo actual de vivir lo suficiente como para vivir indefinidamente, pero hoy he visto algo mejor: La realidad de un gen que controla procesos relacionados con el envejecimiento y que permite extender la juventud (y vida en general) una media de 6 veces la esperanza de vida media.

No es una vida indefinida, claro, pero poder vivir 200 años de juventud desde luego nos permitiría llegar a ver los logros que nos conduzcan a una extensión indefinida de la vida. Además de poder ver en perspectiva los cambios psicosociales relacionados con la evolución del conocimiento y las sociedades actuales.

El futuro siempre se plantea emocionante.

Y vivirán largos años…

… gracias a su conocimiento de la ciencia y la tecnología, y rozarán el olimpo de los dioses.

“Toda ciencia suficientemente avanzada es indistinguible de la magia” Arthur C. Clarke

Durante siglos se buscó la Fuente de la Eterna Juventud. Aquellos que comían el alimento de los dioses del Olimpo, la ambrosia, adquirían la inmortalidad de los mismos. Qin Shihuang, el primer emperador chino, se obsesionó con la búsqueda de la inmortalidad, hasta el punto de enviar barcos con cientos de hombres y mujeres jóvenes en busca de la píldora de la inmortalidad. La cirugía estética intenta eliminar los rasgos de la vejez…

Todo ello ha quedado en intentos inútiles de personas que gastaron su vida en empresas sin sentido, o tal vez sin sentido hasta ahora.
Existe una tendencia del pensamiento, llamada “Transhumanismo”, la cual llama al ser humano de ahora a centrarse en una autoevolución inducida, el pasar del “humano” al “posthumano” y llegar finalmente al estado de “transhumanidad”. Traducido a términos corrientes, básicamente consiste en mejorar y ampliar nuestras capacidades físicas y mentales gracias a la tecnología, dominando así nuestra propia evolución y pudiendo dirigirla hacia donde nuestra voluntad desee.
Para ello se propone, en primer lugar la creación de protocolos para extender la longevidad del ser humano. Aubrey de Grey propone una serie de puntos, que una vez resueltos, permitirían diseñar tratamientos capaces de extender la vida biológica de un ser humano indefinidamente. Muchos considerarían esto como una aberración, y como consecuencia una destrucción acelerada del medio ambiente y los recursos del planeta. Hay que tener en cuenta que estos mecanismos no impedirían la muerte biológica por accidentes, intoxicaciones, etc, sino únicamente a nivel de deterioro celular.
Los transhumanistas más radicales proponen otras alternativas más duraderas, como la sustitución total o parcial del sustrato orgánico por otro inorgánico, más duradero, y el uso de estrategias como el Mind Uploading, o “transferencia de la mente” desde una persona en estado cercano a la muerte a un medio digital, donde podría desarrollar su vida normalmente, en un medio virtual (al estilo The Matrix), o bien transferir esa conciencia y recuerdos a un nuevo cuerpo, ya sea clonado a partir del antiguo, o bien parcial o totalmente mecanizado.
La verdadera cuestión no está ahora en si seremos capaces de hacerlo, sino de cuándo estarán disponibles para el público estas tecnologías, y de cómo se enfrentará la sociedad a su uso…
¿Aparecerán nuevas clases sociales, las personas tradicionales y las mejoradas? ¿Se marginará a las personas que se sometan a alguno de estos tratamientos igual que hoy se critica a quienes se someten a operaciones de cirugía estética? ¿Gritarán las religiones porque al alcanzar la inmortalidad en el mundo real, ya no habrá necesidad de considerar la dualidad cielo/infierno? ¿Se producirá un colapso de la civilización y la ética en un mundo en el que la muerte no es permanente?
Demasiadas cuestiones para poder responder, aunque como me gusta decir en ocasiones… Las preguntas abren caminos. Las respuestas sólo sirven para cerrarlos. Lo importante es el trayecto realizado desde que se abre el camino hasta que se cierra.